Aguacate

Mostrando todos los resultados (5)

Mostrando todos los resultados (5)

En la actualidad, existen multitud de aceites vegetales que se emplean con fines estéticos y terapéuticos, pero sin duda, uno de los que poseen mayores propiedades y aporta más beneficios a la piel es el Aguacate. Su pulpa y el aceite que se obtiene del hueso, son las partes que contienen mayor cantidad de propiedades.

Es una fruta rica en grasas y vitaminas, que nutren la piel y el cabello, convirtiéndolo en un elemento perfecto para luchar contra la deshidratación. Además, se cataloga como una sustancia antioxidante que protege la piel de los radicales libres (átomos que dañan las células, tejidos y órganos de nuestro cuerpo).

Gracias a la cantidad de vitamina C que contiene, repara los tejidos cutáneos, y gracias al colágeno, mantiene la elasticidad de la piel; por lo tanto, es un activo natural esencial en los procesos de cicatrización y regeneración.

La presencia de vitamina A es fundamental para la prevención de problemas cutáneos como el acné, pequeñas irritaciones o manchas producidas por la exposición solar.

Por su contenido vitamínico, se convierte también en un gran aliado contra las arrugas, pues actúa limpiando, realizando una microexfoliciación cutánea y enriqueciendo la piel.

Su efecto hidratante es el que le hace ser uno de los ingredientes más usados en los tratamientos cosméticos actuales. El Aguacate está compuesto un 85% por ácidos grasos insaturados, que facilitan que se absorba rápidamente e hidrate de forma más intensa e inmediata. Esto lo convierte en el activo ideal para su uso en pieles muy secas o dañadas por el sol.

A parte de sus increíbles resultados en la piel, también hay que destacar que el Aguacate, hidrata en profundidad el cuero cabelludo y repara las puntas, evitando así la caída y rotura del cabello. Esta bomba de hidratación no impide que le aporte brillo y sedosidad, por lo que es un elemento natural muy utilizado también en el mundo de la cosmética capilar.